LOS ACTIVISTAS DE LA FLOTILLA CONTABAN CON EL RESPALDO DEL GOBIERNO TURCO


INFORME DE INTELIGENCIA

LOS ACTIVISTAS DE LA FLOTILLA CONTABAN CON EL RESPALDO DEL GOBIERNO TURCO

Según las investigaciones realizadas en relación a los pasajeros del barco Mavi Mármara por los medios de inteligencia de Israel y los hallazgos en sus articulos personales, surge, con claridad, que los supuestos activistas que atacaron a los soldados israelíes, formaban parte de un grupo entrenado con anterioridad para la lucha violenta.

Así lo devela un informe difundido por el Centro de Información e Inteligencia sobre Terrorismo. Este informe da cuenta del respaldo obtenido por el mismo grupo por parte del gobierno de Turquía y de su Primer Ministro, Regip Erdogan, que conocía los planes.

El Centro de Terrorismo es una organización privada que, entre otros funciones que realiza, sirve como brazo no oficial de las comunidades de información y, en el pasado, dio a conocer, al público y medios de comunicación, información veraz de inteligencia a los diferentes organismos de inteligencia del Estado de Israel.

El informe se basa en investigaciones acerca de los pasajeros del Marmara, realizada desde el momento del asalto al barco y hasta que el último de los pasajeros fue devuelto a su país, como resultado de las búsquedas realizadas en el barco y en los equipos de los pasajeros. Entre otros objetos de interés, fueron investigadas  las computadoras encontradas en el barco.

Según los hallazgos surge que, la mayoría de los 500 pasajeros del Marmara, subieron al barco en un puerto de Italia, siendo en gran parte, activistas humanitarios y voluntarios que pasaron por la revisión de seguridad, mientras  – un grupo de 40 personas-  identificado como activistas de IHH,  lo abordaron después, en el puerto de Estambul y, durante la travesía, se ubicaron por separado al resto de los pasajeros. Esos subieron sin ser revisados. Estaban equipados con elementos de comunicación, cinturones de seguridad con la bandera de Turquía y máscaras de gas. Se distinguían  por una etiqueta en la que se leía “protección de seguridad” y convirtieron la plataforma superior del barco en su base, a la que se prohibió la entrada al resto de los pasajeros.

Entre ellos funcionaba una jerarquía interna clara en la que personal específico funcionaba como comandante de fuerzas.

El líder de la organización islámica, Blunt Yalderis, estaba entre los pasajeros y hacía circular una guía detallada al grupo de IHH, dos horas antes de la llegada de los soldados al barco. Su destino principal era rechazar de cualquier modo, a las fuerzas del ejército israelí y echarlos al mar. La tripulación del barco prohibió el abordaje de la nave con armas aunque, durante la travesía, el grupo de IHH se equipó con barrotes de hierro y pesadas cadenas.

Según el testimonio de un oficial de la tripulación del barco, al oír voces, se inició una confrontación entre ellos y la gente de IHH e intentaron quitarles los elementos. La gente de IHH tomó los puñales escondidos y los machetes ubicados detrás de los matafuegos. Los barrotes de hierro estaban dentro de los botes salvavidas. Todo ello se utilizo contra los soldados que abordaron la embarcación.

Antes del asalto, fueron desalojados todos los pasajeros que no tenian relación con la resistencia y se les ordenó permanecer en las otras cubiertas en todo momento, a la plataforma superior sola fueron autorizados a acercarse las personas vinculadas a la organización y los periodistas que dieron testimonio de los acontecimientos.

Los testimonios que se recopilaron de los pasajeros establecen que no fueron testigos de los acontecimientos ocurridos en la zona de confrontación ya que no se les permitió acceder a esta zona.

Los testimonios son también parecidos a los de los soldados y oficiales israelíes, quienes dijeron que combatieron contra un grupo de alrededor de 50 hombres que utilizaron todo arma en sus manos para atacar y rechazarlos. Ocho de los nueve muertos fueron identificados por la Inteligencia, como activistas de la organización IHH.

Los elementos encontrados en las computadoras portátiles en posesión de la gente de IHH, dan cuenta de la estrecha relación entre ellos y la gente del partido al que pertenece el Primer Ministro turco. Parte de los activistas dijeron  que Erdogan en persona  estuvo involucrado en los preparativos de la flota. Según sus palabras, sabían que eran vanas las probabilidades de ser autorizados a ingresar a Gaza y su objetivo era “Mostrar la verdadera cara de Israel frente al mundo”.

Según un periodista turco, miembro de IHH,  investigado, “Los turcos les tendieron una trampa y ustedes cayeron en ella”, refiriéndose a Israel. A su entender, se trataba de un primer intento y después provocarían otro suceso parecido en el mar.

El Marmara fue adquirido por IHH directamente a la empresa de Transporte Marítima Municipal de Estambul.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s