El día después de Palestina

El reconocimiento de la ONU de un Estado palestino, esfuerzo cuestionable internacional para eludir la responsabilidad.

En tres semanas, un Estado palestino soberano sera casi seguro bienvenido a las Naciones Unidas – si no por el Consejo de Seguridad de la ONU entonces como un “Estado no miembro” de la Asamblea General. Celebraciones en todo el mundo en honor a el nuevo Estado palestino, sin duda, se llevarán a cabo. Por desgracia, este festival será en honor a un desarrollo superficial, una ilusión de triunfo. En realidad, el reconocimiento de un Estado palestino en el actual clima político no va a resolver ninguno de los asuntos pendientes del conflicto palestino-israelí, sólo los agravan.

He aquí un recordatorio ominoso: la ONU dariá el reconocimiento de un Estado cuyo gobiernos mantienen una dudosa legitimidad entre su propia población, es criticado por la corrupción y la profunda lucha interna, carece de control sobre las células terroristas que atentan contra los esfuerzos de paz, esta muy mal manejado y es completamente dependiente de la industria israelí. El mundo va a votar para la existencia de un estado el cual debe en gran parte su sustento a las donaciones de la comunidad internacional y las transferencias fiscales israelíes.

El acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamas ha demostrado ser un fracaso y nunca estuvo cerca de ser implementado – y puede que nunca sea. Abbas rechazó recientemente el reconocimiento de Israel como Estado judío. Los recientes ataques terroristas y los ataques con cohetes procedentes de Gaza han demostrado que los grupos terroristas como Hamas poseen un poder político y militar de considerable sobre la Franja de Gaza. La cooperación entre los organismos de seguridad israelí con Fatah han minimizado los atentados provenientes de la Ribera Occidental, a pesar de que no pudo prevenir la masacre de Itamar u otros asesinatos recientes. ¿Son estas señales positivas que apuntan a una nación preparada para ser un Estado?

Cualquier persona que se esfuerza para predecir las consecuencias de la candidatura palestina es imprudente, sin embargo, comentaristas de los medios y los políticos están barajando a través de los escenarios previsibles. A gran escala disturbios, protestas pacíficas, enfrentamientos violentos, y la guerra regional – todo es posible. Los resultados de la Primavera Árabe (o falta de ella) ya nos demostró que el Medio Oriente es volátil, errático e impredecible. Sin embargo, una cosa está clara: el voto no hará nada para favorecer los intereses de los israelíes o palestinos, y sólo puede servir como un momento crítico de división en una época ya menos de estelar de relaciones israelí-palestinas.

Aunque la definición de “estatalidad” por las normas del derecho internacional puede ser problemático, los cuatro criterios principales son: (a) una población permanente, (b) límites definidos, (c) un gobierno eficaz y (d) capacidad de mantener relaciones con otros Estados. La Autoridad Palestina no cumple con al menos dos si no tres, de estos criterios.

Solución Ficticia

Los palestinos merecen libertad, justicia, seguridad y auto-determinación. Sin embargo, un Estado palestino debe ser establecido a través de un acuerdo de paz global y viable. Necesitamos negociaciones que ofrezcan soluciones reales a los problemas difíciles por la que la estadidad esta destinado a aliviar. Por el contrario, la actual apuesta en la ONU busca eludir la responsabilidad de resolver los problemas de gran magnitud internos y externos entre israelíes y palestinos, los problemas deben resolverse antes de otorgar la estadidad a una población que, a partir de ahora, parece muy mal preparados para ello.

Algunos observadores sostienen que el reconocimiento en la ONU obligue a Israel, a finalmente darse cuenta de su presencia en Cisjordania es inaceptable para la comunidad internacional. Sin embargo, las consecuencias reales de tal reconocimiento varían considerablemente dependiendo de a quién se pregunte. Muchos analistas parecen coincidir en que la apuesta actual probablemente no tendrá consecuencias prácticas. Es razonable suponer que el reconocimiento en la ONU provoque enfrentamientos entre los nacionalistas palestinos, los colonos y soldados israelíes.

Por supuesto, la amenaza de un mayor aislamiento internacional y el boicot contra Israel es también razonable, pero el auténtico progreso no vendrá – y nunca será – de la acción unilateral o juegos de poder en este conflicto, sino a través de acuerdos mutuos y negociaciones significativas.

Muchas naciones en todo el mundo quieren lavarse las manos del conflicto árabe-israelí y librarse de un problema que ha sido una fuente de inmensa tensión política y la violencia durante más de cuatro décadas. Sin embargo, la actual apuesta en la ONU no vendrá a lavar la sangre de miles de vidas judías y palestinas que se han perdido en este conflicto, y la solución de la declaratoria un estado ficticio, ciertamente no impide que la sangre vuelva a ser derramada. De hecho, puede alentarlo.

La próxima votación sobre un estado palestino en septiembre es un intento de una solución rápida, otro ejemplo por parte de la comunidad internacional para evadir la responsabilidad e imponer por la fuerza un progreso en un conflicto intratable. Este enfoque será un grave error. Afortunadamente para los países, las consecuencias de ese reconocimiento, probablemente no dará lugar a la violencia, atentados, tiroteos o la pérdida de vidas inocentes en sus respectivos países, como aquí le en nuestra región.

Abbas, Erekat y otros han afirmado que la actual apuesta de la ONU no tiene la intención de aislar a Israel. Sin embargo, a menos que la apuesta en la ONU sea retraída – varios altos dirigentes de la Autoridad Palestina lo han recomendado – los dos países estarán aislados: Israel de la comunidad internacional y Palestina de la realización de sus verdaderas aspiraciones a la soberanía y auto-determinación.

El derecho al retorno, Jerusalén, las fronteras reconocidas, la libertad de movimiento, los asentamientos, la seguridad y cuestiones de comercio sólo se resolverá mediante negociaciones, no el reconocimiento simbólico o declaraciones vacías. Siempre y cuando ambas partes son culpables de negarse a volver a la mesa de negociaciones, será en detrimento de todos los que desean ver una salida pacífica a este conflicto.

Por: Avi Yesawich

Traducido al Español por : @HasbaraEsp

Radiografía de Fatah

Bajo la batuta de su líder histórico, Yasser Arafat, Fatah pasó a ser la facción dominante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Pero mucho ha cambiado desde sus orígenes en los años 50.

Hoy, la organización está dirigida por otro de sus fundadores y actual presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas. Este partido, nacionalista y secular, ha sido acusado de corrupción, ineficiencia y nepotismo, lo cual ha contribuido a debilitar de su autoridad. Además, su poder e influencia han sido erosionados por divisiones internas y grupos políticos rivales.

Los orígenes

El grupo fue creado en la clandestinidad a fines de los años 50.

Su nombre deriva de las iniciales, al revés, de su nombre en árabe: Harakat Tahrir Filistin, o Movimiento para la Liberación de Palestina. Su intención en esos momentos era movilizar a la diáspora palestina a unírseles para lanzar ataques contra el recién creado estado de Israel. En 1965 Fatah hace su aparición formal, bajo el liderazgo de Arafat y se convierte en la facción más fuerte y mejor organizada dentro de la OLP.

Lucha armada

En 1969, Arafat asume la presidencia del comité ejecutivo de la OLP. Esto sucede un año después que Fatah llevara a cabo 2.432 atentados contra Israel.

En 1970, la OLP es expulsada de Jordania y Arafat se traslada al sur del Líbano. En 1982 Israel invade el Líbano y se prohíbe la presencia de la dirigencia de Fatah. Arafat se va a Túnez.

Pero la lucha continúa y en 1987 gente leal a Arafat, los llamados Halcones de Fatah, se convierten en elementos clave en la organización de la primera Intifada palestina (levantamiento contra la ocupación israelí). A principios de los años 90, el proceso de paz de Oslo consigue reunir a la vieja dirigencia de Fatah para hacerse cargo de la recientemente creada Autoridad Palestina.

Fuerzas paramilitares

Fatah ve ahora su poder cuestionado por Hamas.

Miembros enmascarados de Fatah.

Una de las consecuencias de Oslo fue la disolución de los Halcones de Fatah, como grupo militante armado.

Pero en 1995, los dirigentes de Fatah crean su propia milicia: los Tanzim. Tanzim sirvió como contrapeso a grupos islamistas militantes que habían surgido en los mismos territorios palestinos, como Hamas y Jihad Islámica.

Pero algunos también sostienen que, de manera no oficial, Tanzim se convirtió en una especie de brazo militar de Arafat y la Autoridad Palestina, haciendo frente a la ocupación israelí. Tanzim terminó por convertirse en la fuerza política y militar detrás de la Intifada de al-Aqsa, que empezó en 2000.

La Intifada al-Aqsa

Esta milicia ha sido vinculada a Fatah.

Militantes de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa.

La segunda Intifada vio la emergencia de nuevos protagonistas en la militancia armada palestina. Muchos de los nuevos grupos originalmente estaban vinculados a Fatah y Tanzim, como las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa.

Oficialmente, Fatah no reconoce ni apoya a las brigadas. Pero se cree que algunos de sus miembros pertenecían al buró político. Uno de los identificados como líder de las brigadas había sido el jefe de Fatah en Cisjordania, Marwan Barghouti.

Barghouti es un miembro de la llamada “nueva guardia” de Fatah, quien había vivido toda su vida en los territorios ocupados mientras los dirigentes de la OLP vivían en el exilio.

Durante la intifada, las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa llevaron a cabo numerosos operativos contra soldados israelíes y contra colonos judíos en Cisjordania y en la Franja de Gaza.

Todo esto, además de atentados suicidas contra civiles dentro de Israel.

La reacción israelí

La respuesta militar de Israel fue dura y terminó por debilitar a Arafat y la autoridad de Fatah. Esto también dejó a la Autoridad Palestina con poca capacidad de acción y un poder disminuido. Gran parte de la infraestructura de la ANP quedó totalmente destruida.

El ejército israelí sitió los cuarteles de Arafat en Ramala y además capturó a Barghouti, quien fue sentenciado a cinco cadenas perpetuas, por su responsabilidad en la muerte de ciudadanos israelíes. De manera paralela, Israel y Estados Unidos se negaron a negociar directamente con Arafat. Después de mucha presión internacional y tras promesas de reforma que no siempre se materializaron, Arafat fue forzado a designar un primer ministro en marzo de 2003.

El sucesor

Tras varios intentos fallidos de darle viabilidad al cargo de primer ministro, la naturaleza se encargó de determinar el curso de los eventos. En octubre de 2004 Arafat enfermó y fue llevado a Francia, donde murió el 11 de noviembre. Mahmoud Abbas, el otro fundador de Fatah, y que antes había renunciado por sus diferencias con el líder histórico, fue confirmado como sucesor de Arafat y se convirtió en el presidente de la OLP. Como candidato de Fatah, tuvo una victoria arrolladora en las elecciones para la presidencia de la ANP en 2005.

Las crecientes divisiones

Si bien su victoria electoral fue rotunda, Abbas recibió un partido herido y dividido. La desaparición de Arafat, que siempre fue una fuerza unificadora, dio espacio a la lucha entre la llamada “vieja guardia”, aquellos luchadores que pasaron gran parte de su vida en el exilio, y la “nueva guardia”, liderados por Marwan Barghouti, encarcelado en Israel.

En 2005, esta nueva guardia registró su propia lista de candidatos para las elecciones legislativas de enero de 2006. Sin embargo, después los dos grupos se reunificaron, ante el temor de que un Fatah dividido no pudiera hacerle frente al avance del movimiento islámico Hamas.

A pesar de esto, muchos palestinos acusaban a Fatah de incompetencia y corrupción, y Hamas obtuvo una victoria arrasadora en las elecciones legislativas. Al perder una cantidad significativa de sitios en el parlamento, a Abbas le resultó muy difícil reanudar el estancado proceso de paz con Israel. Sin embargo, Hamas fue boicoteado por los donantes internacionales, debido a su decisión de no renunciar a la violencia y de no reconocer a Israel.

El primer ministro, Ismail Haniya, una importante figura de Hamas, se vio obligado a establecer un gobierno de unidad nacional, junto a Fatah, en marzo de 2007. No obstante, ese pacto colapsó violentamente poco después y el resultado fue una división del territorio entre los dos poderes: Hamas se quedó con la Franja de Gaza y Fatah con Cisjordania. Fue entonces cuando Fatah volvió a ser la voz de los palestinos para parte de la comunidad internacional, particularmente Estados Unidos, Israel y Europa, que se negaba a hablar con los líderes de Hamas, por considerarla una organización terrorista.

Fuente: BBC Mundo 2007

Sr. Presidente de El Salvador

Sr. Presidente de El Salvador, un estado no puede ser declarado desde una tribuna en las Naciones Unidas #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, Al reconocer esta apuesta Palestina, esta desconociendo los acuerdos bilaterales #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, desconociendo la mediación de la #UE y de la #ONU Usted esta desconociendo a estos abiertamente, ya que estas últimas son garantes de los tratados bilaterales entre Palestinos e Israelíes #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, Apresurarse a reconocer un Estado Palestino, cuando una de las partes está controlada por una Organización Terrorista, la cual proclama abiertamente la destrucción del Estado de Israel, Usted apoya y reconoce abiertamente AL TERRORISMO #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, sepa que la declaración unilateral socava todos los marcos aceptados internacionalmente para la paz #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, incluyendo las Resoluciones 242, 338, 1850 y la Hoja de Ruta para la paz. Todos llaman a una solución mutuamente negociada y acordada de los conflictos. Todos rechazan las acciones unilaterales #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, sepa que la declaración unilateral de un Estado palestino fuera del contexto de un acuerdo negociado violaría los acuerdos de paz bilaterales existentes entre #Palestina e #Israel #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, sepa que al reconocer prematuramente a un Estado Palestino, las cuestiones de seguridad, no quedarían resueltas del todo, dejando un gran vacío en varias aéreas. #S20ONUdiNOalTERROR

Sr. Presidente de El Salvador, sepa que al evitar el paso de reconocer el derecho de Israel a existir, serian violadores de la carta de las Naciones Unidas, al no favorecer una buena relación con sus vecinos. #S20ONUdiNOalTERROR

Israel Bajo Fuego Agosto 2011

Actividad contra el terrorismo: El 24 de agosto, en una operación en conjunto de la Fuerzas de Defensa de Israel, aviones de la Fuerza Aérea de Israel atacaron exitosamente al Terrorista Ismail Zadi Ismail  Asmar de la Yihad Islámica, nacido en 1974, de la ciudad de Rafah. Ismail Asmar estuvo involucrado en el contrabando de armas y es buscado por realizar actividades terroristas en el Sinaí. Ismail Asmar operaba con elementos terroristas en la Franja de Gaza, que recientemente han hecho varios intentos para llevar a cabo ataques terroristas en el Sinaí, en la frontera entre Israel y Egipto.

Los dos terroristas que habían disparado cohetes a Israel desde dos lugares separados en el norte de la Franja de Gaza fueron blancos por un avión de la FAI momentos después. Un escuadrón de terroristas preparando el lanzamiento de cohetes contra Israel fue atacado por un avión de la FAI.

 

Declaración conjunta del Cuarteto sobre los ataques acaecidos en el sur de Israel

La siguiente declaración fue emitida por el Cuarteto para Oriente Medio (Naciones Unidas, Federación de Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea):

“El Cuarteto condena los ataques en el sur de Israel del 18 de agosto de 2011 y todos los actos de terrorismo en los términos más enérgicos. Estos son actos cobardes, de terrorismo premeditado. El Cuarteto espera que los involucrados en la planificación y realización de estos ataques horribles sean traídos rápidamente ante la justicia.

“El Cuarteto sigue preocupado por la situación insostenible en Gaza, así como el riesgo de escalada, y hace un llamado a la moderación de todas las partes. El Cuarteto también expresa su preocupación por la situación de seguridad en la península del Sinaí. Recientes compromisos asumidos por el Gobierno de Egipto para abordar la situación de seguridad en el Sinaí son importantes, y el Cuarteto insta al Gobierno de Egipto para encontrar una solución duradera a la cuestión de la seguridad del Sinaí.

“El Cuarteto expresa su más sentido pésame a las víctimas, sus familias y seres queridos”.

#S20ONUdiNOalTerror